RECIBE LAS NOTICIAS DE KARATE-DO NEWS EN TU E-MAIL

08 septiembre 2012

Karate, nueva crisis federativa

Los conflictos entre directivos de las federaciones –en este caso la Federación Mexicana de Karate y Artes Marciales Afines– afectan sobre todo a los deportistas, quienes permanecen ajenos a las disputas por el poder prevalecientes en muchos de estos organismos. Al final, los de pantalón largo son responsables de la formación de cotos de influencia y grupúsculos mafiosos que contribuyen al deterioro del deporte y que impiden cualquier planeación a largo plazo.
MÉXICO, D.F. (Proceso).- Desde hace dos años a los karatecas de Michoacán integrantes del Programa de Talentos Deportivos de la Conade se les impide participar en eventos locales e internacionales, a pesar de que se han ganado con creces este derecho. Ello se debe a diferencias irreconciliables entre el presidente y el tesorero de la Federación Mexicana de Karate y Artes Marciales Afines, A.C. (Femeka).
El problema se complicó cuando a 12 karatecas michoacanos, entre ellos varios ganadores de la Olimpiada Nacional –el evento deportivo más importante del país– y campeones nacionales, les prohibieron competir en el Campeonato Nacional de Karate, en La Paz, Baja California, el mes pasado, evento selectivo para el Panamericano Juvenil de la especialidad realizado en Cancún entre el 28 de agosto y este domingo.
El conflicto involucra a dos grupos antagónicos. Por un lado Hugo Barojas, tesorero de la Femeka y uno de los tres entrenadores del grupo de atletas afectados, señala que el titular de este organismo, Roberto Hernández García, ha propiciado el caos. Éste se defiende y asegura que Barojas es responsable de todos los problemas. Se deslinda del daño ocasionado a los atletas y afirma que no tiene nada en contra de ellos.
El desorden comenzó a partir de la Asamblea General de la Asociación Michoacana de Karate realizada el 21 de agosto de 2010 convocada por la Femeka para elegir al nuevo consejo directivo de la entidad.
Sin embargo, hubo irregularidades que dieron al traste con el procedimiento. El tesorero de la Femeka comenta que la comisión reorganizadora de 2010 no registró a los 24 clubes que en la víspera “y fuera de tiempo de la convocatoria” intentaron participar con derechos en la referida asamblea.



“Para elegir a la nueva mesa directiva nos basamos en el listado oficial de la Codeme (Confederación Deportiva Mexicana), de tal forma que sólo 15 clubes tuvieron derecho a voz y voto, mientras que 29 no cumplieron con el requisito”, expone.
La asamblea eligió a José Luis Crescencio González como nuevo titular de la asociación en el estado. Al representante del segundo grupo de karatecas, Adrián Humberto Mendoza, no le acreditaron las 24 escuelas. Por esta causa, a finales de agosto pasado interpuso un recurso ante la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD), máximo órgano de justicia deportiva en el país que en diciembre de 2010 emitió una resolución que le fue favorable.
Por ese motivo, la comisión reorganizadora conformada por Elvira Espinoza, Alejandro Gómez y Alberto Velasco recurrió al juicio de amparo ante el juez decimoprimero de Distrito en Materia Administrativa del Distrito Federal. El 3 de febrero de 2011 este juez otorgó la suspensión provisional y le ordenó a la CAAD que emitiera una nueva resolución.
Tres semanas después se efectuó la elección del nuevo consejo directivo. Esta vez los votos le favorecieron a Adrián Humberto Mendoza, quien se negó a reconocer al grupo de Barojas. El resultado de los comicios no fue validado por la representante de la Codeme en el estado, y a la sazón titular de la Comisión Estatal de Cultura Física y Deporte en Michoacán (Cecufyd), Laura Peña.
Según Barojas, el presidente de la federación “en pleno abuso de poder y haciendo caso omiso de la justicia federal” convocó a elecciones en las que sólo se registró una planilla encabezada por Adrián Mendoza. El cargo en la referida asociación le duró sólo cuatro meses a José Luis Crescencio González.
El tesorero de la Femeka muestra un documento en el que la directora del Cecufyd advierte que no procede el nuevo consejo directivo de la asociación, toda vez que una autoridad mayor dictó la suspensión provisional.
“Por reglamento, si existen pugnas entre dos grupos la comisión reorganizadora deberá integrarse con dos representantes por bando; no obstante, la decisión del presidente de la federación fue totalmente unilateral, porque la comisión la integró exclusivamente con gente de su grupo y se fue por la libre”, dice Barojas.

Litigios

En julio de 2011 la Femeka impidió la participación de un grupo de karatecas en el campeonato nacional, selectivo para el Panamericano de Brasil. ¿La razón?: “Hugo Barojas no realizó el procedimiento adecuado de registro al negarse a reconocer la presidencia de Adrián Mendoza”, argumenta Hernández García. No obstante, el grupo agraviado alegó su derecho en apego a la sentencia del juez federal.
En su descargo, el tesorero argumenta que conforme a la fecha límite de la convocatoria para la inscripción de los competidores, el 30 de junio de 2010, recurrieron a la asociación de Mendoza, “que no es válida para nosotros. Sin embargo era la única instancia a la que le hacía caso el presidente de la federación. De esta manera, el 28 de junio le entregamos las copias con fichas de depósito del Sired (Sistema de Registros de Deportistas) a Sergio Ramírez, quien en ese momento era el secretario del consejo directivo de la asociación ilegal para nosotros, que estábamos a la espera del amparo legal. No podíamos registrar directamente a los atletas porque la federación da una clave para inscribirlos vía internet”, precisa.
En octubre pasado, la CAAD emitió una resolución derivada del mandato del juez federal. De nuevo, el fallo de esta comisión favoreció a los asociados que impugnaron la primera asamblea. Además, ordenó que se integrara una nueva comisión de reorganización, misma que convocó a elecciones el pasado 6 de mayo. Se estableció que el procedimiento sería conforme al listado mecanizado correspondiente a 2010 que emite la Codeme.
La convocatoria no procedió como lo hizo saber por medio de un comunicado el director de Normatividad de la Codeme, Gerardo Millán. En el documento se indicó que el listado ya no era vigente y por ello no se reconocerían las elecciones de mayo.
Pese a ello, sostiene Hernández García, el tesorero “convenció a los asociados presentes y al delegado de la Codeme en la entidad de que todo había sido planeado por la federación, que pretendía dañar el proceso de elección. Por encima del oficio de la Codeme y la recomendación de la Femeka, Barojas se designó representante de la federación con su cargo de tesorero y procedió a la elección programada”.
Aunque la Femeka insiste en que la referida asamblea carece de validez, con base en los alegatos de Barojas el grupo se resiste a celebrar nuevas elecciones, ahora con el listado mecanizado del Sired correspondiente a 2012.
A principios del mes pasado en el marco del campeonato nacional 2012, selectivo para el Panamericano Juvenil de Karate, se presentó en La Paz, Baja California, un grupo integrado por 12 atletas michoacanos, tres entrenadores y el delegado. Ahí escucharon cuando el presidente de la Federación Mexicana de Karate y Artes Marciales Afines les dijo que no podrían participar en el evento.

Acuerdos

El titular de la Femeka asegura que actuó con base en el acuerdo alcanzado el 2 de julio en la sede de la Codeme entre los titulares de ambos grupos: José Luis Crescencio González, por un lado, y Adrián Humberto Mendoza, por el otro, además del propio Hernández y el titular de normatividad de la Codeme.
En la minuta de esa reunión, de la que Proceso tiene copia, las partes acordaron:
Primero. Que convocarían de nueva cuenta a una asamblea general por conducto de la comisión de reorganización, “toda vez que la asamblea electiva celebrada por la Asociación Michoacana de Karate, A.C., el pasado 6 de mayo del presente año, no contó con el listado oficial del Sired 2012”.
Segundo. En relación con lo anterior, los clubes que se registrarán en el Sired serán los que hayan pagado su afiliación 2011 y 2012 o que sus deportistas hayan participado en eventos nacionales de la Femeka durante dichos años.
Tercero. Los deportistas que tienen seleccionados ambos grupos (18 atletas) para participar en los referidos eventos: XL Campeonato Nacional de Karate Do categoría mayores y masters, y en el selectivo del Campeonato Panamericano de Cancún, serán registrados por el presidente de la comisión de reorganización ante la federación, siempre y cuando el apoyo que brinde la Comisión Estatal de Cultura Física y Deporte de Michoacán sea para todos los deportistas y no para los de un solo grupo.
Además, las partes se comprometen a que los deportistas seleccionados que hayan iniciado acciones legales contra la Femeka “presenten el desistimiento de las mismas, por lo que esto será una condicionante para su participación en los eventos”.
En entrevista con Proceso, Roberto Hernández dice: “Ahí está el acuerdo. Los atletas no debían participar porque las dos partes llegaron a un acuerdo: quedaron en que participarían siete deportistas por cada grupo y al final llegaron en la camioneta del instituto estatal de Michoacán sólo 12, de los cuales nueve eran de la gente de Barojas. Es una tristeza, pero quienes están impidiendo la participación de los deportistas de Michoacán es la gente de pantalón largo.
“Quedaron fuera porque ellos no les dieron la oportunidad de participar. Entonces los voy a tener que demandar por difamación, porque no acataron lo acordado. Toda acción tiene una reacción. En este caso es muy grave porque es la Codeme a la que también están difamando”, apunta el directivo.
–¿Qué va a pasar con los atletas afectados? –se le pregunta.
La responsabilidad es de ellos, no de la federación. Ya quedaron fuera, tristemente la clasificación ya pasó y los que están ahora en el evento son los atletas clasificados.
Por su parte, Barojas adelanta que presentará una demanda contra la Femeka, para que se repitan los eventos en que se les impidió el concurso a los atletas michoacanos.
Estima en un monto superior a los 40 mil pesos el perjuicio ocasionado, en virtud que no pudieron regresar antes a Michoacán, ya que los pasajes del barco de Mazatlán a La Paz se pagaron por anticipado, a razón de mil 900 pesos por persona.
“Exigimos que se repare el daño. Lo ideal es que se repitan los torneos o que los atletas agraviados participen en otros certámenes representando a México, porque ellos no tuvieron la culpa. Como mínimo que les reembolsen todos sus gastos de Mazatlán y La Paz”, expone Barojas.

Fuente: http://www.proceso.com.mx/

No hay comentarios:

Buscar en KARATE-DO NEWS

Búsqueda personalizada