RECIBE LAS NOTICIAS DE KARATE-DO NEWS EN TU E-MAIL

11 junio 2012

Benjamín Rodríguez Cabañas. «Mi gran objetivo es que no descienda el número de licencias»


Casi un cuarto de siglo de presidente. El martes, Benjamín Rodríguez Cabañas resultó elegido, por sexto mandato consecutivo, máximo dirigente de la Federación Asturiana de Kárate y Deportes Asociados. No hubo oposición. Nunca la ha tenido desde que salió elegido por primera vez en 1992. Su labor al frente de la territorial asturiana le han llevado a convertirse en un presidente incombustible, llegando incluso a ser vicepresidente primero de la Federación Española. Una pasión, la del kárate, que compagina con sus funciones de concejal en el Ayuntamiento de Oviedo, ya que considera que la política y el deporte no tienen por qué estar reñidos.


- Va a por el sexto mandato, ¿no se cansa del kárate?


- Para nada. Llevo más de 27 años practicándolo, soy cinturón Negro 1ºDan, y me gusta estudiar su filosofía, y eso que la afición me llegó por casualidad, por la necesidad de practicar un deporte. Me fui al antiguo gimnasio Elías y allí no sólo conocí una forma de cuidar el cuerpo y la mente, sino una filosofía de vida y, sobre todo, descubrí la gran familia que forma el karate asturiano.


-¿Sigue en activo o sólo hace kárate «de despacho»?...


-Este es un deporte que engancha de tal manera que es imposible dejarlo de lado por completo, aunque es cierto que la vida me ha llevado por derroteros en los que he abandonado un poco su práctica, pero a mi edad aún puedo ceñirme al karategui y disfruto cuando piso un gimnasio. Lo que sí que nunca he dejado de lado es la disciplina y la fortaleza física y moral que me aportado el kárate desde el primer día que pisé un tatami.


-En 1992 se presentó a sus primeras elecciones. ¿Qué le motivó a hacerlo?


- Veía que estaba un poco desamparado y me veía capacitado para darle el impulso que necesitaba, ya que hacía falta gente que lucharan por él y lo llevaran a las cotas más altas a nivel nacional e internacional».


-Y aquí sigue...


-Ni por asomo imaginé que estaría la mitad de mi vida al frente de esta Federación, pero parece ser que mi labor no ha estado mal del todo, pues Asturias nunca ha llegado a los niveles tan altos como los que ha alcanzado hasta ahora.


-¿A qué niveles se refiere?


-Hemos creado, con escasos recursos, una potencia que se ha convertido en una de las federaciones más importantes en cuanto a medallistas en cualquiera de sus categorías y estilos. El Principado está dentro de las tres mejores territoriales ya que, se mire por donde se mire, siempre hay un asturiano que destaca, ya sea como árbitro, como juez, como competidor o como seleccionador. Asturias deja huella por donde pasa.


-Parece que todo ha sido un camino de rosas...


-La verdad que hemos tenido momentos muy buenos durante estos años, como cuando la selección regional quedó campeona de España de kárate, pero también recuerdo algunos muy amargos, como la muerte de Faustino Soria Morales, antiguo presidente de la Federación Española, una de las personas que más he querido y admirado dentro de este mundo. Gran presidente y mejor amigo y persona.


-¿Nunca ha tenido ganas de tirar la toalla?


- No soy persona de tirar la toalla y dejar trabajos a medias, aunque sí he de reconocer que en muchas ocasiones me he visto abrumado por la cantidad de problemas que han ido surgiendo, pero la unión hace la fuerza y en el karate esto tampoco es una excepción.


-¿El ver que no tiene oposición para seguir en el cargo es lo que le mantiene en esos momentos de duda?


- Creo que eso significa que uno está haciendo las cosas bien y que tiene contento al colectivo, y creo que el secreto puede residir en ser ecuánime y respetuoso con todos y cada uno de los que formamos la Federación Asturiana, tanto directivos como árbitros, entrenadores, competidores y hasta el niño de mas corta edad que empiece en este deporte.


-¿Tiene miedo de que si se va el kárate quede desamparado?


-Para nada. Si me fuera, estoy seguro que mi sucesor cuidará y luchará, como yo lo he hecho a lo largo de mi vida, para llevar al kárate asturiano al lugar donde se merece estar.


-¿Aún le queda mucho por hacer al frente de la Territorial?


-Soy un hombre tremendamente activo que no puede estar parado viendo las cosas venir, soy de los que crea barreras a los sueños y de los que las derriba para hacerlos realidad. En este mandato mi gran objetivo será que no desciendan el número de licencias y actividades e intentaré poner en marcha un departamento de karate infantil que se encargue de la divulgación, promoción, cursos, eventos y todo lo que tenga relación con este colectivo. También quiero crear un equipo de exhibición de la Federación Asturiana que se encargue de promocionar este deporte realizando exhibiciones en cualquier lugar que se nos solicite, y un departamento de «karate contact» que desarrolle un programa de entrenamiento para que se pueda practicar kárate con contacto.


-¿Qué carencias tiene el kárate asturiano?


-Las mismas que estamos viviendo todos los asturianos a causa de la crisis: falta de liquidez, falta de subvenciones para realizar todos los proyectos que nos gustaría... Lo que sí que nunca nos faltará a los karatekas es arraigo y coraje para salir adelante.


-¿Se compatibiliza bien la labor de concejal en el Ayuntamiento de Oviedo con la presidencia de la Federación de Kárate?


-La política no interfiere en absoluto en mi vida deportiva, como no dejo que interfiera en mi vida personal. Soy un persona que sé diferenciar completamente los múltiples aspectos que conforman mi vida diaria. En el kárate no hay ideas, colores, razas o distinciones de ningún tipo, es un deporte que aúna todo tipo de condiciones.

Nunca he dejado de lado la disciplina y la fuerza física y moral que me ha dado el kárate desde el primer día que pisé un tatami

Fuente: http://www.lne.es

No hay comentarios:

Buscar en KARATE-DO NEWS

Búsqueda personalizada