RECIBE LAS NOTICIAS DE KARATE-DO NEWS EN TU E-MAIL

11 octubre 2011

España está en manos de César Castaño

El asturiano, campeón del mundo de kárate en 2006, es ahora el fisioterapeuta del equipo nacional.

El pasado viernes comenzó en Malasia un mundial especial para César Castaño. No tiene que concentrase para salir a competir, ni cuidar su alimentación, ni entrenar, ni hacer el calentamiento, ni pensar en el rival... Pero lo sigue haciendo, porque quien fue deportista lo sigue es siempre y nunca pierde su carácter competitivo. Ahora piensa en poner a punto a los demás. Sobre la camilla tranquiliza a los karatecas de la selección española y les da consejos como en su día lo hicieron con él. La selección está en sus manos, porque César Castaño es ahora su fisioterapeuta. «Han tenido mucho que ver en esto los recuperadores que tuve durante mi etapa de competición, Juanje y Victor. Desde muy pequeño, me gustaba todo lo relacionado con la salud. De hecho, en un principio mi idea era estudiar medicina, pero gracias al kárate pude ver como era el trabajo del fisio. Me llamaba mucho la atención y eso hizo que me decidiera por la fisioterapia», afirma el langreano. No obstante, también reconoce que en su decisión de estudiar esta carrera también influyeron mucho los motivos deportivos. «Sabía que si empezaba en medicina, tendría que dejar de competir, y no era el momento», explica el excampeón del mundo.


Su vinculación con la selección nacional se inició el año pasado. «En un principio era para una concentración en Béjar y al final fueron esa, más otra de una semana en Logroño. Y este año seguí con otra concentración en Madrid y ahora con el campeonato del Mundo de Malasia. Ha sido un buen comienzo y me gustaría contar con muchas más participaciones a partir de ahora», afirma el asturiano.
Los inicios y el triplete
César empezó a practicar kárate a los cuatro años, aunque hizo sus pinitos fuera de los tatamis: «De pequeño competí en karts con Fernando Alonso, era un fuera de serie. Sólo era capaz de ganarle al futbolín y al ping-pong. Pero siempre tuve claro que lo mío era esto». Y así fue como en el colegio José Bernardo, de Sama de Langreo, se inició en el kárate «porque todos mis amigos se apuntaron a las clases y, sobre todo, porque a mi padre siempre le gustó mucho todo el tema de las artes marciales».
Hace 23 años que empezó en este arte marcial y todavía sigue en el gimnasio Kan-Do de La Felguera, con Toni García, «mi maestro». Ahora, con 27 años, afronta el Mundial desde el otro lado del tatami, «pero es un reto profesional. Estos chavales se juegan una temporada en una semana, y todo tiene que ir milimetrado y sin margen de error».
Se emociona al hablar del pasado. «Mi mayor éxito deportivo fue el triplete de 2006. En ese año gané el campeonato de España, el de Europa y el del Mundo absoluto de Finlandia. Creo que en España solo hay otra persona que lo haya conseguido, Iván Leal, de Madrid», recuerda.
Ahora, cuando regrese de Malasia , volverá a su trabajo habitual como fisioterapeuta en la clínica FREMAP de Gijón, una profesión que le apasiona tanto como la competición. Allí está a las órdenes de Antonio Maestro, quien también es jefe de los servicios médicos del Sporting. «Ya puedes imaginarte el nivel de exigencia que tenemos. Y la verdad que el ambiente de trabajo es excepcional. Además, mis compañeros, Óscar, Alfredo y Ana son una pasada y si no fuese por ellos no podría estar ahora disfrutando de esto en Malasia, ya que me han ayudado cambiándome días de vacaciones».
Competir o curar
Y la pregunta para alguien que antes que cocinero fue fraile es obligada: ¿Se sufre más al competir o al intentar recuperar a alguien? César contesta sin dudarlo: «Lo más difícil es competir. Son horas de entrenamiento, dietas, sacrificios. Eso es lo más duro. El trabajo que desempeño ahora es más llevadero, aunque siempre hay muchas exigencias y expectativas que cumplir porque no podemos errar con estos chavales y tienen que llegar al máximo para el campeonato. Por norma general, un deportista quiere resultados para ayer y eso supone un extra de rigor, pero nada comparable con las exigencias que tendrá ese deportista», asegura el excampeón del mundo.
Además el fisio de la selección está seguro de los éxitos de sus deportistas en estos mundiales de Malasia. «Estoy convencido de que España hará un gran papel en este campeonato. Somos unas de las mejores selecciones y tenemos un equipo técnico envidiable que año tras año demuestran que el trabajo que realizan da sus frutos», asegura.
Entre los seleccionados se encuentra un asturiano, Pablo Arenas, a quien el fisio ve «preparado para hacer un gran campeonato».
A Castaño le tocará ver las katas desde la barrera. Ahora su misión es otra. Ahora, su función, es ayudar a competir.

Fuente: http://www.elcomercio.es/

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pepito eres un lloricaaa! JAJAJAJAJA. Suerte mañana campeón!

Buscar en KARATE-DO NEWS

Búsqueda personalizada