RECIBE LAS NOTICIAS DE KARATE-DO NEWS EN TU E-MAIL

27 julio 2011

Hija de karatecas, guía de karatecas

Martha Salazar lleva el karate en las venas. Se inició desde pequeña en esta práctica porque tenía el ejemplo de toda su familia, pero en especial de su abuelo, el maestro Ramón Flores, quien introdujo este deporte en Jalisco, así como de sus padres: el presidente de la Asociación de Karate en Jalisco, Carlos Salazar, y Martha Flores quien fue fundadora de la Comisión Técnica de la Federación Mexicana de Karate (Femexkarate), quienes son su ejemplo a seguir.

El deporte forma parte de su vida, por eso esta licenciada en Educación Física, egresada de la Escuela Superior (ESEF) de Jalisco, tiene a su cargo a la atleta Laura Saraí Contreras Cázares, quien forma parte de los deportistas que representando al Estado en los XVI Juegos Panamericanos 2011.

Además de Laura Contreras, la entrenadora de este arte marcial tiene a su cargo a ocho atletas juveniles: Andrea Contreras, Miguel Mejía, Miguel Comparán, Enrique Pérez, Amauri Contreras, Irumarima Ponce y Rayan Flores, quienes participarán en el Panamericano de Brasil en agosto. Javier Jáuregui, ganador de dos medallas de oro en Juegos Centroamericanos de 2002, también pasó por las filas de entrenamiento de Martha Salazar.


Del IMSS al Code

Salazar comenzó con la enseñanza del karate en 1996, en el Sindicato del Seguro Social, pero la oportunidad de ser entrenadora de karate en el Consejo Estatal para el Fomento Deportivo y el Apoyo a la Juventud (Code) llegó con la invitación que le hizo en 1999 su hermano, el atleta Julio Salazar, para que fuera su “coach”; con trabajo y confianza, en tres años el alumno logró adjudicarse el subcampeonato mundial universitario de 2002.

El ambiente de los entrenamientos es muy familiar; por eso, con una sonrisa en el rostro, Martha comenta que se siente muy complacida con los atletas que le ha tocado dirigir y que se siente realizada y satisfecha con su trabajo: “He tenido la fortuna de tener unos atletas con mucha disposición que me han ayudado a lograr la posición donde estoy colocada hasta este momento, y con muy buenos resultados”.

Las satisfacciones que puede tener un entrenador al tener a su cargo atletas que ya han participado y ganado en distintas justas deportivas son muchas, pero las que han hecho especial el trabajo de Martha Salazar a lo largo de doce años al frente del equipo jalisciense de karate se engloban en una palabra: gracias. “Todos los muchachos se convierten en parte de mi vida. Para cualquier entrenador, que un atleta que gane un evento, salga y le diga ‘Gracias’, no hay mayor premio. Reconocimientos pueden darnos muchos, pero ese reconocimiento que te da el atleta vale más que cualquier cuadro”.

Maestra de preescolar con la fuerza de campeón

Martha Salazar nunca se imaginó que su vida la llevaría a ser entrenadora de karate. Cuando estudiaba en la facultad de Educación Física tenía la convicción de enfocar su carrera en la enseñanza a niños de nivel preescolar, pero fue en 1999 que su hermano Julio Salazar le confió su trabajo y la invitó a convertirse en su guía. Martha aceptó la invitación y enfrentó el reto, ya que Julio contaba con mayor preparación física y técnica.

Aceptar el desafío de convertirse en una entrenadora de karate fue para Martha una decisión importante, pero el gusto por esta disciplina la llevó a enfrentar todos los problemas que se le presentaron durante los doce años, siempre con la mentalidad de superación: “Además de tener los conocimientos y estar preparado, lo más importante es que te guste lo que estés haciendo; nunca se debe buscar el triunfo personal, sino que realmente te involucres y lo que busques sea el triunfo de tus atletas, pero no sólo deportivamente, sino que cada uno sea un buen estudiante, un buen hijo y atleta”.

Para ella, lo esencial para ser un buen entrenador es ver a los alumnos como personas y no sólo como medallas o premios económicos.

Dentro de la didáctica que utiliza Martha en la enseñanza de karate se encuentra una regla que nadie debe romper: “Si no estudias, no puedes entrenar”, ya que considera que ambas cosas se pueden combinar. Su ejemplo sobre esta norma es su hermano Julio, quien fue subcampeón universitario y también licenciado en Educación Física, o el caso de Omar García, campeón mundial universitario e ingeniero.

El arte marcial más completo

Martha Salazar considera que el karate es el arte marcial más completo en la forma de competir; se pueden utilizar las manos, que dan la menor puntuación en el combate, pero también se utilizan las piernas para dar un golpe en la parte media y, por último, una patada a la cara (sólo de contacto).

Se pueden realizar técnicas o movimientos de judo, como son los derribes por debajo de la cadera, para tirar al oponente y no lastimarlo; por eso, hoy en día, afirma la “coach” Salazar, los karatecas deben de saber ambas disciplinas, ya que ahora forman parte del reglamento y son puntuables.

Así se califica
Golpe con mano: 1 punto.
Patada parte media: 2 puntos.
Contacto en cara: 3 puntos.

“Mano vacía”

El karate nació en Okinawa. Fue creado por campesinos para defenderse, ya que no se les permitía el uso de armas para enfrentar a sus enemigos.

La palabra karate significa en japonés “mano vacía” o “mano sin armas”, que recuerda que esta práctica de autodefensa incorpora posiciones corporales en que el equilibrio, la fuerza en manos y en las piernas son las claves para atacar al oponente.

Entrenadora en lugar de contadora

Martha Eva Salazar Flores practica karate desde hace 30 años. Es entrenadora nacional y de la atleta Laura Saraí Contreras Cázares, quien ya está clasificada a Guadalajara 2011. Pertenece a la Comisión Técnica de la Federación Mexicana de Karate (Femexkarate) y nació el 27 de marzo de 1976. Le gustan las matemáticas y las manualidades. Si no hubiera estudiado licenciatura en educación física, habría optado por estudiar contaduría.

Fuente: http://www.informador.com.mx/

No hay comentarios:

Buscar en KARATE-DO NEWS

Búsqueda personalizada