RECIBE LAS NOTICIAS DE KARATE-DO NEWS EN TU E-MAIL

09 junio 2011

Rodolfo Suárez: «El kárate me ayudó mucho en momentos duros de la vida»

El asturiano Rodolfo Suárez recibió recientemente el título que le acredita como 8.º Dan de kárate (actualmente el grado más alto del kárate asturiano), un título que se une al amplio currículum de este experimentado deportista. Director técnico del Gimnasio Taikum de Oviedo, entrenador nacional de kárate, juez del tribunal nacional de grados de la Federación Española de Kárate (RFEK), instructor nacional de defensa personal, árbitro mundial de kata y kumite por la WRF (Federación Mundial de Kárate), miembro de la comisión técnica de la Federación Asturiana, director regional de arbitraje y miembro de la comisión nacional de arbitraje de la RFEK, entre otras cosas.

Suárez comenzó a practicar kárate en 1972 en el emblemático Club Takeda de Oviedo, siendo su primer maestro Hiromichi Kohata, introductor del kárate en Asturias. Fue también miembro de la selección regional durante diez años, durante los que quedó ocho veces campeón de Asturias y logró el bronce a nivel nacional en kumite individual, varios oros en trofeos internacionales y el bronce por equipos en el Campeonato de España por clubes y en el Internacional por equipos.

-Acaba de recibir en Madrid el título como 8.º Dan. ¿Qué supone esto a nivel personal?



-Para mí ha sido una gran satisfacción. La entrega se realizó en la ceremonia de apertura del Campeonato de España de clubes celebrado en Ávila, y fue el presidente de la Federación Española, Antonio Moreno, el que me hizo entrega del diploma. Por otra parte, mi amigo y presidente de la Asturiana, Benjamín Rodríguez Cabañas, me entregó otro diploma acreditativo del 8.º Dan de kárate, algo muy especial, ya que el cuadro es precioso, y me lo entregó una persona que aprecio y respeto por su labor al frente de la Federación del Principado, así que tengo que agradecer a los dos presidentes el detalle que han tenido conmigo.

-¿Qué supone para usted ser el primer asturiano en recibirlo?

-Una gran responsabilidad y un gran honor.

- ¿Qué requisitos hay que tener para poder optar a esta distinción?

-Son varios: estar ocho años con el 7.º Dan, estar en activo como profesor, tener alumnado, colaborar con la Federación Asturiana y Española, y en mi caso también por ser árbitro mundial de kumite y kata, arbitrando regularmente en campeonatos de España, de Europa y mundiales. Me hubiera gustado examinarme haciendo un examen práctico, pero hasta 2012 no se realizarán.

-Tras una larga trayectoria deportiva, ¿qué supone este reconocimiento de sus compañeros para que le otorgaran esta distinción?

-Una gran satisfacción, ya que han valorado todos estos años dedicados al kárate en varios frentes, como son el docente, el federativo, el deportivo, etcétera. Por otra parte, que este grado haya sido aprobado por unanimidad por la comisión técnica de la Federación Española me llena de orgullo, ya que la componen personalidades muy relevantes del kárate asturiano, además de haber sido avalada totalmente por la Federación.

-En todos sus años como instructor habrá tenido cosas buenas y cosas malas. ¿Podría confesar algunas?

-Ha habido alegrías y amarguras, pero las satisfacciones las superan con creces. Muchas de estas han venido por parte de los alumnos, a los que ves crecer técnicamente y humanamente, ya que muchos han empezado de niños y siguen entrenando hoy conmigo. Algunos tienen un palmarés deportivo importante. Y lógicamente es gratificante ver cómo alumnos que han pasado por el Taikum hoy en día tienen una relevancia dentro del kárate asturiano.

-¿Cuáles son los objetivos a corto y largo plazo de un 8.º Dan?

-Básicamente, seguir vinculado a todas las facetas que contiene esta arte marcial, y deporte, como son dar clases a niños y adultos, seguir entrenando, porque me encanta, y seguir vinculado al arbitraje, tanto regional como nacional e internacional, procurando tener objetivos e ilusión en lo que hago. Quiero tener un reconocimiento para todas las personas que han entrenado conmigo, ya que sin ellas no podría haber experimentado las satisfacciones que da la enseñanza. Haber podido transmitirles todos los beneficios que se obtienen practicando este deporte ha sido una satisfacción, ya que el kárate a mí me ayudó muchísimo en momentos duros de la vida a buscar el equilibrio, tener salud, una mente fuerte y ser una persona disciplinada... creo.

Ser el primer asturiano en recibir este grado supone un gran honor y una gran satisfacción, aunque también mucha responsabilidad

Fuente: http://www.lne.es/campeones

Buscar en KARATE-DO NEWS

Búsqueda personalizada