RECIBE LAS NOTICIAS DE KARATE-DO NEWS EN TU E-MAIL

06 marzo 2011

José Pérez García, presidente de la federación canaria de karate. El mal llamado ´Caso Karate´ generó recelos.

GUACIMARA ALONSO José Pérez García, más conocido como Pepe Pérez, es el presidente de la Federación Canaria de Karate. Aunque nació en Badajoz, vivió en Madrid desde muy pequeño. Comenzó practicando Jap-kido en 1965, pero unos años más tarde, cuando el maestro Yasunari Ishimi llegó a Madrid, se pasó al karate. Participó en el primer Campeonato de España de karate, en el año 1970, donde consiguió el segundo puesto. En 1972, cuando tuvo que hacer el servicio militar, fue destinado a Tenerife. Aquí descubrió el gimnasio Añaterve Vilar, donde comenzó a dar clases. Poco después se fue al Gimansio Teide, donde se formaron la mayoría de los entrenadores de los clubes que hay en la Isla en la actualidad, sus "nietos o biznietos deportivos", como él mismo dice.

- ¿Por qué se interesó por las artes marciales?

- Buscaba en ellas un método de supervivencia en el barrio, algo que me fortaleciera. Pero poco a poco el tema de la autodefensa dejó de ser lo primero. La filosofía del karate y la dureza de la práctica diaria te forjan en cuerpo y mente. Entiendes la vida de otra manera.

- Cómo presidente de la Federación Canaria, ¿qué ocupaciones tiene?


- Le dedico muchas horas a la Federación. Administrativamente, la Federación ha crecido y cualquier actividad que se realiza requiere mucha organización y dedicación. Pero no debemos quedarnos encasillados sin saber a dónde ir, el rumbo lo marcan los karatecas. Tenemos ya casi 4.000 licencias y, deportivamente, tenemos éxito, porque se reconocen los logros de nuestros karatecas en todo el mundo. Sobre todo de las mujeres, que cada día tienen más protagonismo en un deporte que desde fuera podría parecer muy machista.

- ¿Es complicado estar en todo?

- No. Es complicado hasta que se conoce. Manejar a mucha gente es como montar una obra de teatro, cuando se abre el telón ya ha habido un montón de horas de gente trabajando. El equipo de la Federación trabaja muy bien, son profesionales con cariño al karate y saben lo que tienen que hacer. Además, nosotros tenemos todo lo que nos hace falta. Preparamos la inscripción de competidores, los sorteos, los trofeos y, una vez nos conceden un pabellón, desplazamos los tatamis... cuando terminamos los recogemos y nos vamos.

- ¿Qué objetivos tiene actualmente la Federación?

- En 2012 volvemos a traer un Campeonato de España Sénior a Tenerife. Ya está concedido y se está organizando. Además, queremos llevar el karate a todos los rincones de las Islas, porque es un deporte que beneficia a la salud y a la concentración mental, en cuanto a valores, sobre todo.

- ¿Cómo respalda la Federación a los clubes?

- Cada club es una entidad privada, dentro de esta entidad pueden hacer lo que quieran. Los clubes afiliados a la Federación Canaria de Karate, además de poder registrarse de manera oficial, están amparados por la mutualidad general deportiva y por toda la asesoría jurídica y deportiva que les hiciera falta. Pero, además, la Federación organiza actividades en las que los clubes participan sin pagar nada. Pueden ofrecer a sus clientes una actividad deportiva que, sin una federación que se encargara de ello, sería muy difícil organizarla.

- ¿Qué otros deportes lleva la Federación?

- Kung-fu, que está empezando a crecer. El departamento tiene, actualmente, alrededor de 150 miembros. Hace dos años que se afiliaron con nosotros y también hacen actividades dentro del calendario oficial. Y Kempo, que no acaba de arrancar aún, pero lo hará.

- ¿Reciben ayudas o subvenciones de otros organismos?

- La federación pone parte de sus ingresos propios para costear los viajes. Recibimos ayudas de la Dirección General de Deportes, en concepto de viajes y de ayuda anual a la Federación. La relación con ellos es fluida. También el Cabildo de Tenerife nos ha apoyado siempre y nos ayuda en tema de estancias, dada nuestra desventaja de la insularidad. Indudablemente, nos gustaría tener más ayudas, como todos, pero de momento la situación es prudente con lo que nos apoyan.

- ¿Qué destacaría de los deportistas canarios?

- La predisposición de la población canaria para practicar deportes de lucha es excelente. Sobre todo entre los 12 y 20 años esta predisposición es mayor. Habría que hacer un estudio amplio sobre ese tema. Tenemos más éxito en los campeonatos juveniles, cadete, júnior y sub 21. En los infantiles, algunos; y en sénior, el que logra llegar y se mantiene es muy bueno. Y así tenemos casos como el de Carmen Vicente, medalla de oro a la mejor deportista canaria de 2010.

- ¿Qué virtud resaltaría de nuestros karatecas?

- Resaltaría las ganas y el coraje de ganar de las chicas, que practican este deporte sin perder su feminidad, como puede ocurrir en otros deportes. Los chicos no tienen las mismas ganas de ganar, están en una situación más pasiva porque llevan más tiempo compitiendo y, por eso, los momentos de dar la cara y decir ´aquí gano yo´ se dan menos que entre las chicas.

- ¿Qué repercusión ha tenido el Caso karate en el karate de las Islas?

- Sorprendentemente, el año pasado, cuando salió el caso, mal llamado karate, acabamos con un 17% de licencias más. En todos los colectivos existe un garbanzo negro y este caso nos tocó a nosotros. Como ya dije en varias entrevistas, eso no tiene nada que ver con el deporte. Es cierto que hubo muchos recelos, sobre todo por parte de los padres, que yo lo entiendo porque soy padre. Pero esta desconfianza ha desaparecido. Llevamos a cabo una campaña de pulcritud en cuanto a los momentos en que teníamos que hacer actividades con muchos niños y estamos abiertos a que los padres asistan a ellas. Por ejemplo, en la última concentración de tecnificación que hicimos, una madre estuvo presente durante todo el día en las actividades. Creo que la lectura real de la repercusión es algo así como que ´la gente sabe que una persona no identifica a un colectivo´ y que, además de no representar a eso que creemos que es este deporte, vamos a demostrar lo que es realmente. El recelo entre los karatecas creo que se ha generado en grupos muy reducidos pero la gente está intentando pasar página, porque eso no es lo que identifica al karate.

- ¿Cómo ve el futuro del karate en Canarias?

- El futuro hay que fabricarlo. Para que pueda seguir siendo lo que es hoy el karate, nos encargamos de que los recambios generacionales sigan existiendo. El Cabildo nos patrocina el fomento de la cantera e intentamos que pueda ser un deporte aún más popular. No solemos aparecer en los medios pero los pabellones en los que organizamos actividades sorprenden, porque están llenos. Pocos deportes llenan los pabellones como nosotros. Tenemos una actividad intensa aunque no seamos populistas de cara a los medios informativos.

Fuente: http://www.laopinion.es/

Buscar en KARATE-DO NEWS

Búsqueda personalizada