RECIBE LAS NOTICIAS DE KARATE-DO NEWS EN TU E-MAIL

18 febrero 2011

Fernando Pérez: «Queremos que aprendan divirtiéndose»

SANT ANTONI | PABLO SIERRA DEL SOL Fernando Pérez (Zaragoza, 1952) es uno de los puntales de esa fábrica de talentos llamada Samyd. El club ibicenco –presente en Sant Antoni, Santa Gertrudis y Vila– puede presumir de haberse hecho un hueco en el kárate nacional e internacional. El entrenador abandona momentáneamente una clase para atender a es Diari, pero la en las manos de la cadete Maria Prats. Si tenemos en cuenta que esta portmanyí fue bronce en kata por equipos en el pasado Europeo, los jóvenes alumnos están en muy buenas manos.

—¿Qué es el kárate comercial?
—Es de lo que nos intentamos salir en este club. No queremos, simplemente, jugar con los niños o ser demasiado severos. Buscamos darles gran atención para que se lo pasen bien y se introduzcan en esta disciplina.

—¿Qué ha cambiado en este deporte en Ibiza en los 19 años que lleva establecido en la isla?
—Cuando llegué aquí ya había una buena base, de la mano de gente como Pepe Torres. Los resultados que tenemos ahora son fruto del poso que van dejando los años. Las primeras generaciones de karatecas eran tan buenas técnicamente como las de hoy en día. El problema era el miedo escénico que tenían en los Campeonatos de España. La puesta en escena les coartaba un poco. Ahora, ya no hay falta de experiencia, porque se compite mucho más fuera de Balears.

—¿Cómo se ha conseguido esa transformación?
—Siendo un equipo. Pepe [Torres] lleva más de 30 años realizando una gran labor. Luego está Ana Roig, que cuando me quedé en Ibiza era una chica de 14 o 15 años y ya es una gran entrenadora. Además, el resto de los profesores del Samyd pone su grano de arena. Nadie vive exclusivamente de esto, pero lo hacemos lo mejor posible.

—Y, además, cuentan con la ayuda de los cadetes y júniors...
—No les importa echar una mano, para nada. Les estamos muy agradecidos. Ellos saben que están donde están gracias al espaldarazo que fue abrir el Centro de Tecnificación en el 2005.

—Desde entonces, explosión de medallas...
—Claro. Primero tienen la oportunidad de salir. Luego van viendo que son tan buenos como la gente de la Península. Después, llegan los Europeos y ahí tenemos a Irene Colomar, bronce en un Mundial individual. Tenemos mucho nivel para ser un lugar tan pequeño y con el hándicap de la insularidad.

—¿Cómo valora el apoyo institucional que recibe este deporte?
—Siempre nos gustaría tener un poquito más, pero no esperaba recibir tanto apoyo. Si lo comparo con las ayudas que recibe la Federación aragonesa, que conozco bien, salimos ganando.

—Siempre comentan que la fuerza psicológica de un karateca es más importante que el físico. ¿Que los competidores del Samyd que salen de la isla continúen su formación académica potencia este aspecto?
—He tenido la fortuna de encontrarme aquí con chicos y chicas con mucha determinación y muchas ganas de querer hacerlo. Al final, por mucha ayuda que les des, todo depende de uno mismo. Lo que les intentamos inculcar es que con este deporte no se acaba todo, que es muy difícil vivir de él. Por eso nos alegra que gente como Cristina Ferrer, Irene Colomar o Pedro Román sigan estudiando en Madrid y Barcelona.

—¿Qué retos quedan para el futuro?
—El reto es mantener la ilusión y seguir trabajando con los pequeños para que consigan grandes cosas.

Fuente: http://www.diariodeibiza.es

No hay comentarios:

Buscar en KARATE-DO NEWS

Búsqueda personalizada