RECIBE LAS NOTICIAS DE KARATE-DO NEWS EN TU E-MAIL

28 agosto 2010

Karate do: El camino de la mano vacía

Escrito por Catalina Vázquez León. Fue hasta después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se definió el karate como “el camino de la mano vacía”, en alusión a que en este, ahora deporte, no se portaba ningún tipo de arma pese a la amplitud de conocimiento que se poseía de las armas tradicionales en las artes marciales.
Es también “la mano que emerge” y que contiene al vacío/todo o a la mano del absoluto, al camino de lo absoluto, debido a la profundad filosófica, física y técnico-táctica del arte y no sólo en lo físico, sino en su posible aplicación mental y diario vivir, que ha llegado a definir la vida de muchos seguidores.
Este deporte conocido como práctica artística, es originario de las islas de Okinawa, en Japón –por cierto– considerada esa ciudad como patrimonio cultual de la Humanidad. El karate do, surge a raíz de los sistemas de combate existentes cuyo origen se remonta al kempo. Kung fu/ wushu practicado por los chinos y que fue variando conforme a la necesidad de proteger al último rey de Okinawa Sho Tai; se populariza en Japón en los inicios de 1922 y desde entonces esta práctica marcial moderna del Japón es parte del programa oficial de Educación Física en Okinawa.


No obstante su origen marcial, posee raíces profundamente filosóficas, pues se dice que el karate se originó de las prácticas físicas y espirituales chan o zen desarrolladas por el maestro Bodhiharma para los monjes del templo Shaolin en China, pues algunos estilos de karate, tienen rasgos y golpes chinos
La combinación de la actividad física con el pensamiento filosófico hacen posible la práctica en las escuelas al mantener en equilibrio la mente y cuerpo, para hacer mejores ciudadanos desde el punto de vista ético, pues practican el mejoramiento continuo o el kaisen (concepto por cierto adoptado por las corrientes temáticas de calidad) por observación y repetición en sus aspectos físico-técnico-táctico y de acondicionamiento psicológico.
El karate do es ahora un camino de superación personal y como tal, hay que despojarse por lo menos, del Dojo o los malos pensamientos, acciones y actitudes del ego, el karate invita a llevar la parte vivencial del ser humano y su aspecto espiritual, el crecimiento como personas y ciudadanos ejemplares ¿por qué no lo practica?
Fuente: http://www.lajornadamorelos.com

1 comentario:

gusangar dijo...

Muy bueno el artículo,corto más sustancioso.

Buscar en KARATE-DO NEWS

Búsqueda personalizada