RECIBE LAS NOTICIAS DE KARATE-DO NEWS EN TU E-MAIL

08 junio 2010

Los pequeños karatecas se rebelan


Recogen firmas contra la decisión municipal de limitar la práctica de este deporte a un solo trimestre, que afectará a 150 niños

Del tatami a los despachos municipales. El combate cambia de escenario. También los protagonistas. Los niños que practican karate en recintos del Ayuntamiento dejan paso a sus padres. Quizá no entiendan de katas o kumites (para el profano, se trata, respectivamente, de una sucesión de técnicas ejecutadas al aire contra rivales imaginarios y de la aplicación práctica de éstas ya contra un adversario real), pero ahora «lo que está en juego es que nuestros hijos sigan formándose y disfrutando de este deporte», explica Maite Trenado.
Los afectados consideran que la decisión municipal de redefinir para el próximo curso la práctica de las artes marciales en polideportivos y centros cívicos de Vitoria cortará de lleno la progresión de sus hijos en este deporte. Y es que el karate se reducirá a un solo trimestre -hasta la fecha se impartía todo el año-, mientras que para los otros dos se ofrecerán «capoeira o defensa personal o judo, según nos han informado».
Cerca de 150 niños de entre 8 y 15 años que practican karate en esta categoría infantil en la ciudad se verán afectados «sin saber muy bien por qué», dice Maite, madre doblemente molesta porque sus dos hijos «están muy a gusto y ahora vamos a tener que cambiar».
A no ser que el Gabinete Lazcoz reconsidere su postura. Para ello se están moviendo los padres y madres de estos chicos de las zonas de Arriaga, Lakua y Aldabe, que han iniciado una recogida de firmas para mostrar su «disconformidad» con la modificación de la actividad. «Porque el karate, que ya de por sí es un deporte minoritario, necesita que lo tratemos bien y le demos una continuidad todo el curso. Hay que coger conceptos, que no es fácil, y luego ponerlos en práctica. Eso en tres meses es imposible. Además, cada año los chicos suben de nivel», explica Maite Trenado.
Sin apenas tiempo
Incluso algunos afectados han trasladado su malestar al Síndico, que les confirmó que la decisión del Ayuntamiento fue «política». «No podemos entrar a valorar si no es con criterios jurídicos. Y, atendiendo a este razonamiento, consideramos que no hay ilegalidad en la opción tomada por el Consistorio», fue la explicación que les dio.
Los padres de los niños que practican karate -en algunos casos, ya llevan cinco años- también se quejan de la premura de la decisión tomada por la concejalía de Maite Berrocal. «Nos hemos enterado hace apenas dos semanas, cuando este curso ya estaba casi terminado».
Y desde entonces han intentado «por todos los medios» encontrar una solución. Incluso buscando salas y horarios libres en polideportivos y centros cívicos «porque los profesores estaban dispuestos a dar clase todo el año». Pero no ha sido posible. «Siempre nos han dicho que la decisión era del Ayuntamiento», concluye Trenado. El Gabinete Lazcoz cree que es el momento de cambiar los planteamientos deportivos y, en las artes marciales, apostar por la variedad. «El objetivo municipal no es fomentar la competición sino iniciar a los niños en la práctica deportiva, darles un nivel básico. La especialización se debe conseguir en los gimnasios».

Fuente: http://www.elcorreo.com

Buscar en KARATE-DO NEWS

Búsqueda personalizada