RECIBE LAS NOTICIAS DE KARATE-DO NEWS EN TU E-MAIL

28 mayo 2010

Atados al cinturón de kárate desde 1984

Desde que Javier Azanza Pinillos creó el club, hace casi tres décadas, ha formado a unos 70 cinturones negro. Ahora, en el antiguo gimnasio del colegio El Puy encamina hacia este objetivo a medio centenar de alumnos.
SU currículo dentro del kárate es muy extenso. Entrenador nacional, instructor de defensa personal, juez de tribunal nacional o árbitro interregional. Javier Azanza Pinillos, vecino de Estella, ha invertido más de tres décadas para lograrlo, casi las que lleva como presidente y entrenador del Club Kárate El Puy. Lo fundó en 1984 y desde entonces ha formado, con sus conocimientos, hasta setenta cinturones negro. Él, claro, también lo es, pero a un grado mucho más alto.
A sus 51 años, no piensa más que en continuar con esta enseñanza y en mantener el ambiente familiar que caracteriza a la entidad y que tanto en lunes como en miércoles o viernes se evidencia en el antiguo gimnasio del colegio El Puy. Allí imparte desde siempre las clases al medio centenar de alumnos, desde los cinco años, que ahora tiene a su cargo. "Les entreno unas diez horas por semana y con cada grupo trabajo de una forma. A los pequeños les introduzco el kárate con juegos; con los medianos incido más en la disciplina y en las sesiones para adultos hablamos ya de arte marcial propiamente", especificó.

A pesar de que supera las tres décadas como monitor, no piensa en más parón que en el del mes de agosto, cuando se suspenden los entrenamientos. "Estoy muy a gusto y como a los alumnos les veo crecer me incita todavía más a seguir". Como indicó, son tres las motivaciones principales de los inscritos a la hora de entrar en la entidad. "Por ser un deporte, por la atracción de las artes marciales o por mera diversión", enumeró. A él, en sus inicios, le llamó la atención la lucha, el combate. Ahora, le seduce más la progresión en la técnica. "Para aprender sólo es cuestión de entrenar, pero se necesita mucha constancia. Para obtener un cinturón negro se precisa de un plazo medio de 4 o 5 años. Está claro que en la primera sesión ni en los primeros años se consigue realizar lo que se ve en las películas", indicó.

La competición ayuda a mejorar el nivel, pero su participación la deciden voluntariamente los propios alumnos. "Están los Juegos Deportivos de Navarra y otras pruebas paralelas. Les favorece el trato con los otros niños, el someterse a la valoración de los jueces. Resulta positivo", consideró. Él ha pasado con éxito muchos de esos exámenes hasta lograr el cinturón negro 4º DAM y el 3º DAM en defensa personal. "Siempre me ha tocado irme fuera de Navarra, pero ya es posible hacerlo aquí".

1.700 federados en Navarra

En Navarra, según calculó, habrá en torno a 1.700 personas federadas en este deporte. En España, la cifra oscila las 100.000. Por ello, que 50 de los primeros se formen en su club no lo considera nada despreciable. "Sí es cierto que en los inicios llegué a tener un centenar, pero estoy contento". Entre ellos se encuentra Maite Basterra Arteaga, de 11 años y residente en Estella. "Empecé hace tres cursos porque me parecía interesante. Dos compañeras mías de clase me habían hablado de ello y decidí venir a probar", recuerda. No le gusta perderse ninguna de las clases y su fin, claro, es hacerse con el cinturón negro. Ahora lleva el verde. "Estoy muy contenta porque no me resulta difícil", dijo. José Mañeru Irigoyen, de 7 años, se anuda el amarillo. "Yo lo había visto en la tele y me gustaba . Disfruto en clase y en casa practico con mi hermana, Malena, que también es alumna de Javier. Los dos somos muy buenos".

Fuente: http://www.diariodenavarra.es/

No hay comentarios:

Buscar en KARATE-DO NEWS

Búsqueda personalizada